lunes, 24 de septiembre de 2018
Lema Curso 2018-2019
Visitas 1
El motivo de la Campaña Pastoral 2018-2019
Valoración: 6/10
 

Nunca olvidaría “el sabor de la felicidad”. Incorporado a su ADN, lo manifestaba en cualquiera de sus actuaciones y lo amaba tan efusivamente que había decidido exportarlo. Lo expandiría a su alrededor como un perfume que jamás podría degradar el tiempo. Se saboreaba la alegría, se olía la felicidad. ¿Y a qué huele la felicidad? ¿Cuál es el sabor de la alegría, del optimismo, de la esperanza? Estaba a punto de descubrirlo para siempre. 

 
Imbuido de estas ideas, decidió hacer de su vida “una aventura, paso a paso”. Eran los días de la infancia y el despertar de la adolescencia. Pensaba que a esta aventura le deben acompañar ciertos ingredientes: la paz impulsada cada semana; la alegría celebrada cada mes e intuida cada mañana. Paz y alegría con sabor de estirpe porque se cocía en familia, impulsada por aquellos a los que la historia había convertido en testigos… Y con el paso de los días llegó a ser una realidad trascendente: la paz y la alegría, en familia, se convertiría  en “una aventura… con Jesús”. Habría tiempo y personas para transformar aquel evento en ‘una gran aventura’. 
 
“Paso a paso, esta aventura” habría que ponerla en marcha para hacerla posible. Porque “Tu misión: ¡en marcha!” era, con el transcurrir de los días, ‘una buena noticia’, un reto que anhelaba cambiar el mundo, que exigía dejarse acompañar para llegar a ‘hacer lo que Él diga’. Nuevamente había aparecido la transcendencia. Llegaría a comprender que estaba donde estaba y con quienes estaba para algo más que ‘para diseñar utopías’, porque se le llamaba a superar las propias expectativas y sus capacidades personales. Porque no era una misión en solitario, era una misión en compañía; era una misión de grupo, de aula, de colegio, de pueblo…, al estilo de las grandes realizaciones de la historia. Así pues, habría que comenzar, habría que conectar el “paso a paso” con un ‘plus’ de energía que convertía la aventura en una misión que, mirando hacia adentro, alumbraba la interioridad oculta del mundo. 
 
Toda la dinámica de la vida entraría en juego para llevar a término esta empresa, para poner en marcha una misión que se anunciaba con carteles de expectación y con ritmo de caminante que sabe que toda gran aventura comienza con un paso. Nunca se ha llegado a saber con certeza qué llevaban los peregrinos de la historia en sus mochilas… Pero las cámaras dejaban espacio para la concreción de los momentos y para el diseño del porvenir… Porque la aventura surgía  con vitola de futuro; la misión nacía como una aventura que compaginaba corazón y cabeza. Nos han contado que en el camino, como parte de la propia aventura, también estaba Jesús de Nazaret esperando, poniendo corazón, acompañando… Y no solo él sino otros aventureros que han hecho del acompañamiento discernido una aventura profesional. 
 
Así, la misión, lo que uno está llamado a ser y realizar de acuerdo con su proyecto de vida, se convirtió en el acontecimiento esperado, la aventura de su vida. Aventura por lo que aún queda por venir, aventura por los que acompañan en el camino, aventura porque nada hay más entusiasmante que la aventura de la vida. Comienza un nuevo curso, 2018-2019, comienza “una aventura…, paso a paso”. Esa aventura lleva por nombre: “Tu misión. ¡En marcha!”.     
 
Los días nos relatarán las circunstancias de esta doble historia, soñada desde la infancia, intuida en la adolescencia y materializada en los días en que el corazón se abre al sabor de la vida. ‘Paso a paso’…, el primer paso ¡ya! 

Dosatic S.L. © 2018
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad