viernes, 24 de noviembre de 2017
Propuesta educativa
Visitas 1
Nuestro colegio como Escuela Salesiana
Valoración: 8/15
 

 

Nuestro colegio, como escuela salesiana, es un lugar privilegiado de educación integral de la persona en todas sus dimensiones conforme a una visión humana y cristiana de la vida.

Por ello, nuestro colegio ayuda a los alumnos y alumnas a desarrollar:

  • Sus capacidades físicas, afectivas e intelectuales.
  • Sus capacidades relacionales y sociales.
  • Su necesidad de encontrar el sentido de su vida y su realización personal y profesional
  • Su sentido ético y trascendente, desde la persona de Jesús.

 

 

Desde el proyecto salesiano, estas cuatro tareas educativas son llevadas a cabo por la Comunidad Educativo-Pastoral del colegio, y se expresan en el desarrollo de cuatro dimensiones:

- Educativo-cultural

- Asociativa

- Vocacional

- Educativo-Pastoral 

 

Estas cuatro dimensiones forman una unidad en la persona del educando, y van creciendo y madurando a través de la acción educativa.

Al mismo tiempo la atención educativa en el desarrollo de estas cuatro dimensiones ayuda a los destinatarios a descubrir su propio proyecto de vida como elemento de autorrealización en la sociedad y en la iglesia. En esta labor educativa tenemos presente la edad, el nivel de personalización y socialización, las experiencias y el entorno familiar y social de los alumnos, que condicionan su proceso de educación integral.

 

Desarrollo físico, afectivo e intelectual

(Dimensión educativo-cultural)

Desde un concepto global de la persona, la educación integral exige el desarrollo armónico y diferenciado de la dimensión psicomotriz, afectiva e intelectual. Esto implica atender al crecimiento de las siguientes capacidades Psicomotrices, que posibilitan la realización y organización del propio esquema corporal motricidad, habilidades sensoriales, expresión corporal, cultura física y deportiva.

Afectivas, que desarrollan actitudes de aceptación personal y autoestima, relaciones interpersonales constructivas, sexualidad integrada y madurez afectiva. Sensibilidad equilibrada ante los problemas y situaciones de la Vida Intelectuales, que favorecen el desarrollo de los diferentes procesos mentales generales y específicos memorización, comprensión, análisis, relación y síntesis.  Asimilación de contenidos científicos, sensibilidad artística y estética, capacidades técnico-profesionales, desarrollo del a propia creatividad.

El cultivo de estas capacidades favorece en los alumnos y alumnas la confianza en sí mismos y, la maduración de sus dimensiones social ética y trascendente.

La coeducación favorece el crecimiento y maduración de cada persona como hombre o mujer y estimula la vivencia de la diversidad y la complementariedad entre los sexos.

 

Desarrollo de la dimensión relacional y social

(Dimensión asociativa)

Nuestra escuela reconoce la importancia que tiene, en el proceso educativo de los alumnos, su preparación para insertarse en la vida social. Y presta la ayuda necesaria para poder crecer en esta dimensión relacional y social de toda vida humana.

De aquí que intentemos ayudar a los alumnos a que descubran la familia como lugar privilegiado de relación interpersonal; a realizar una lectura serena, objetiva y crítica de la realidad social, a que aprecien los elementos positivos de una sociedad intercultural, a sensibilizarles ante situaciones de injusticia, desigualdad, discriminación; a entender el trabajo y la preparación profesional como forma de entrega personal; a crear auténticas relaciones de amistad en su grupo de aula, ejerciendo la cooperación, el trabajo en equipo, la solidaridad y la comunicación como experiencia de convivencia y de servicio; a orientar la propia vida desde actitudes de servicio a la comunidad y a colaborar activamente en la construcción de UM sociedad más justa.

El cultivo y desarrollo de estas capacidades consigue que el alumno sea, en palabras de Don Bosco, un "honrado ciudadano".

Desarrollo del sentido ético y trascendente (Dimensión educativo-pastoral) Nuestra escuela asume la dimensión ética y trascendente de la persona como un aspecto fundamental e inexcusable en el crecimiento integral de los alumnos. Por eso favorece:

  • El cultivo de actitudes que fomenten el sentido crítico frente a la vida y a las cosas, la búsqueda de la verdad, el sentido de la gratuidad, el establecimiento de unas relaciones personales auténticas, respetuosas y tolerantes, el compromiso por la justicia y la solidaridad.
  • El desarrollo de valores como la confianza en las propias posibilidades, la vivencia de la diversidad, la acogida y encuentro, la atención preferente por los más necesitados, la gratitud, alegría y sentido de fiesta, la creatividad y espíritu de renovación, el amor y la responsabilidad en el trabajo, la participación y corresponsabilidad.
  • La realización de un proceso de apertura a la trascendencia mediante la provocación de los interrogantes fundamentales, el conocimiento de la figura de Jesús, el Señor resucitado; la interpretación de la realidad desde claves evangélicas, la vivencia y expresión libre de la fe, la apertura a la participación en movimientos y compromisos eclesiales, la sintonía con el tipo de vida cristiana que ofrece la espiritualidad juvenil salesiana y las figuras de Don Bosco y María Auxiliadora.

El horizonte es conseguir de cada alumno lo que Don Bosco denominaba como "un buen cristiano".

 

Descubrimiento del propio proyecto de vida

(Dimensión vocacional)

A lo largo del proceso educativo acompañamos a los alumnos y alumnas en el descubrimiento y realización de un proyecto de vida realista y orientada hacia el servicio a los demás. Así favorece m os su plena realización personal y social, porque este descubrimiento constituye la meta de todo el proceso de maduración.

En un ambiente educativo adecuado, cada alumno puede ir encontrando elementos que le ayuden a definir este proyecto en el estado de vida, el trabajo o profesión, la opción sociopolítica, la opción religiosa.

La necesidad de una buena programación y desarrollo de la acción tutorial y de la acción orientadora cobra aquí todo el valor necesario para ayudar a los jóvenes a construir su identidad personal y social, y para apoyar a las familias y a los profesores en su labor educativa.

 

Dosatic S.L. © 2017
Site desarrollado por DYNAMO 3.5

Política de Privacidad